CONCRETO

     La utilización del concreto en la arquitectura es resultado de una estricta y moderna ingeniería que contiene las virtudes absolutas y eternas de una tradición arquitectónica anterior. Producto de la evolución, el material, en vez de hablar sólo de sí mismo, empezó a hablar de ideas sobre escala, presencia y expresión, estructura convincente como hecho más que como idea.

     El concreto es un material plástico que, junto con sus propiedades estructurales, ofrece enormes posibilidades de empleo como acabado final. Su versatilidad permite tener superficies pulidas o agresivas; el uso de agregados tales como grava, mármol y ónix lo dotan de texturas diversas. De tono grisáceo o café, según el tipo de cemento con que se haga la mezcla, el color del concreto puede obtenerse por medio de pigmentos.

"Mediante el uso de materiales inertes y partiendo de condiciones más o menos utilitarias, habéis establecido ciertas relaciones que han suscitado mis emociones. Esto es ARQUITECTURA." Le Corbusier